CHULETITAS CON BECHAMEL {LAMB CHOPS IN BECHAMEL SAUCE}

13 oct. 2015 17 comentarios en esta entrada

Ya se que en realidad son Chuletitas *Villeroy, pero jamás las he llamado así y no iba a poner el título de otra forma....Cuando éramos pequeños, siempre venían dentro de la ración de "fritos variados" de algunos restaurantes, ahora no sabría decir con seguridad cuántos las tienen en sus menús, pero cuando salían en el plato había peleas....son deliciosas. Hoy, mis chicos han tenido suerte, ¡mucha!, suerte de que esté estos días un poco "de las de antes" en lo que a menús se refiere.
  1. I know I know they are *Villeroy lamb chops, but the thing is that I´ve never called them this way, so I guess I decided to call it the same way I used to. When we were little, they were always included in some menus under the name of "hors d´oeuvre" in some restaurants. I don´t even know if they still make them now, they are gorgeous. Today, my boys have been really lucky, because I´m sort of making "vintage cooking" lately.

CHULETITAS CON BECHAMEL
INGREDIENTES
No voy a dar cantidades porque lo hice a ojo. Cuantas más chuletitas, hará falta más bechamel.
Salsa bechamel
Chuletitas de cordero
Pan rallado
Huevo batido
Sal

PROCEDIMIENTO
1.Freír las chuletitas de cordero. Reservar sobre papel absorvente. Recortar la carne que está alrededor del hueso para que queden más bonitas
2.Hacer la salsa bechamel. Derretir la mantequilla (sin quemarla ni tostarla), añadir la harina tan pronto como se derrite la mantequilla, a fuego medio. Con una cuchara de madera remover vigorosamente hasta que se forman como migas. Tostar un poco la harina en el fuego para quitarle el sabor a harina. Yo he usado una cucharada de mantequilla y dos de harina. Se va añadiendo la leche entera poco a poco removiendo todo el rato hasta que obtenemos una crema deliciosa y suave. Se cocina unos 5 minutos sin añadir leche.
3.Poner una cucharada de bechamel en un plato y una chuletita encima. Cubrir con una cucharada de bechamel. Hacerlo con todas las chuletitas. Dejarlas enfríar al menos 2 horas.
4.Un poco antes de comer, se pasan por pan rallado, después por huevo batido y de nuevo por pan rallado (se que se hacían a la inglesa, es decir solo huevo y pan rallado, pero en mi casa les gusta con pan rallado primeramente). Se fríen en aceite caliente. Preparar unas patatas para servir con las chuletitas.
5.Freír y servir todo.

LAMB CHOPS IN BECHAMEL SAUCE
INGREDIENTS
I can´t give you the exact amount because I made it by the eye, depends on the amount of lamb chops you´re frying.
Bechamel sauce
Lamb chops
Stale breadcrumbs
Beaten eggs
Salt

METHOD
1.Fry the lamb chops. Set aside. Cut the meat around the long bone, they will be more beautiful later.
2.Make the bechamel sauce. Begin by melting the butter gently (don´t over-heat it or let it brown). As soon as the butter melts, add the flour and, over a medium heat and using a wooden spooon, stir quite vigorously to make a smooth glosy paste. Now begin adding the milk a little at a time, and stir again. Then, when this milk is incorporated, add the next amoount and continue until the liquid is finished. Your reward will be a smooth, glossy, creamy sauce. Turn the heat down to its lowest setting and let the sauce cook for 5 minutes more.
3.Put a tbsp of bechamel sauce on a plate and set the lamb chop on it. Cover with more bechamel. Do it with all the lamb chops. Let them cool at least for 2 hours.
4.A few minutes before lunch, coat the lamb chops in breadcrumbs, then dip them in the beaten eggs and after coat them completely in the breadcrumbs again (At home they prefer them coated that way). Make chips to serve with the chops.
5.Deep fry in olive oil and serve.
¡LISTO! / DONE!


*Con la "nouvelle cuisine", que obviamente cambió nuestra manera de cocinar, llegaron cosas nuevas y se fueron otras, como aquellas salsas excesivamente ricas y demasiado densas que servían en la mayoría de los casos para "maquillar" productos de poca calidad. Una de esas salsas era la salsa Villeroy. Sin embargo el nombre no se ha perdido porque se sigue llamando así a una serie de preparaciones de pollo, chuletas de cordero, mollejas, sesos y otro tipo de carnes, que después de una primera fritura, se envolvían en la salsa bechamel para ser empanadas a la inglesa (huevo batido y pan rallado) y fritas hasta que la capa exterior quedase dorada y crujiente. Así son las pechugas villeroy que estuvieron muy de moda hace muchos años, que hacía felices a los niños que se comían cualquier cosa que llevara bechamel (bueno yo también).  Lo que pasa es que una verdadera Villeroy nada tiene que ver con una bechamel. Se parte de una salsa alemana, una de esas "salsas base" que se define como una velouté corriente ligada con yemas de huevo. Esto viene de un roux claro que se prepara con mantequilla y harina. En la mayor parte de las recetas de la Villeroy se mezcla la alemana, o una reducción de la misma, con esencia de champiñones. La "Marquesa de Parabere", en este caso la describe como:"Medio litro de salsa alemana, dos decilitros de esencia de champiñon. Cocerlo a fuego vivo, removerlo bien hasta que se pegue a la cuchara". Advierte que esta preparación sirve para "envolver" ciertos alimentos que luego se "empanan a la inglesa". Cuando el envoltorio se simplificó mucho, se quedó en una buena bechamel. De ahí viene que las poco experimentadas como yo, nos quedemos en una buena bechamel y nos olvidamos de la complicación de hacer una velouté con una salsa alemana. Por cierto que de aquí creo que viene el origen de la bechamel.
  1. With the "nouvelle cuisine", which obviously changed the way we cook, some new things arrived and others left, like those too rich and too dense sauces that were served in most cases to hide products of poor quality. One of those was the Villeroy sauce. But the name is not lost because it continues like calling a series of preparations of chicken, lamb chops, and other meats, which after a first frying, are wrapped in bechamel sauce, coated English style (beaten egg and breadcrumbs), and fried until the outer layer was crisp and golden. Thats the way they made those Breasts Villeroy that were so trendy years ago which made the children happy as it was easier for them, to eat anything with bechamel inside (well I was in that group too). The real Villeroy has nothing to do with a bechamel. It is part of a German sauce, very basic one, which is defined as a current velouté combined with egg yolks. This comes from a clear prepared roux with butter and flour. In most recipes, Villeroy sauce was a mixture of this german sauce with mushrooms essence. "The Marquise de Parabere" described this sauce as: "Half litre of german sauce, two dl. of mushrooms essence. Cook it over high heat, stir well until it sticks to the spoon." She pointed that this preparation was useful to "wrap" certain foods to be deep fried later to the English style. When this sauce was simplified over the years, the result was a wonderful bechamel sauce, so we can forget the hassle of making a sauce mixing the veloute with the German. By the way, this is where bechamel comes from. 

17 comentarios

  1. Te han quedado de relujo la de tiempo que no las hago ultimamente solo hago la pechuga de pollo asi.
    Uummmmmmmmm que ricas de buena gana me ponia con ellas ahora que dentro de un ratin me tengo que poner a comer para irme a trabajar.
    Aunque sea con retraso muchas felicidades a tu princesa.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar
  2. Que buena idea seguro que estan de vicio!!besos

    ResponderEliminar
  3. Ni te cuento lo feliz que me han hecho -de niña y de adulta- las pechgas villeroy del Corte... y mi madre hacía de reapaño filetitos de carne asada, por aquello de que la carne se quedaba seca para recalentarla tan cual y así con bechamel nos volvía locos. Sí, hija, peleas :-D qué ganas!

    Un besazo pichona! las fotos están para comerselas, así te lo digo!

    ResponderEliminar
  4. Nunca comi mas pelo delicioso aspecto tenho a certeza que ia gostar

    ResponderEliminar
  5. uff a mí me encantaría estar también hoy en tu mesa, me encantan esas chuletitas aun que por aquí yo no suelo verlas en los menús. Hace mucho que no las como y habría que remediarlo. Un beso!!!

    recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  6. Que ricas y que recuerdos, a mí mediano le gustan los huevos así, fue lo único que pidió para su comunión.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  7. Me encantan estas chuletillas de cordero,con la bechamel queda la carne tierna y sabrosa, cuanto nos gustan en casa, tu las has clavado, tus hijos hoy te harian la ola, y no es para menos, que maravilla, quedan sabrosisimas....Bess

    ResponderEliminar
  8. Mi querida amiga, cuando las ha visto Rebeca , me ha dado un grito diciendome tu no haces cosas como estas , jajaja, asi que a ella tambien la tienes conquistada , bueno a ella y a mi mas que a nadie, ademas de gustarme estas deliciosas costillas, me ha encantado enterarme de esas salsas que hacian antes, pero que yo como tu me quedo con esta rica bechamel, Bueno cielo un dia de estos te llamare que ya tengo ganas de oir tu voz, y tya te contare mi mini viaje a Lisboa. Mil besicos cielo te quiero

    ResponderEliminar
  9. Es curioso, los gustos cambian, la cocina cambia, pero hay cosas que no deben perderse y esta es una de ellas, porque quedan deliciosas. Es verdad que no suele verse ahora esta preparación en los restaurantes, bueno, lo dicho, imagino que son modas...

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias por vuestros comentarios!, está claro que nos gustan las cosas sencillas por encima de todo.
    Un beso
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  11. Oy oy oyyyyy que maravilla por favor!!! esto debe ser una cosa buena de esas que te comes y te vas al cielo directamente! Mmmm si las pechugas así me gustan con chuletitas me como hasta el huesecillo!!!!
    Perfectas!!
    Besitossss

    ResponderEliminar
  12. No voy yo a abrir la caja de los truenos pero yo no recuerdo haber comido nunca estas chuletillas...

    Leyendo tu entrada anterior, que es preciosa, por cierto, sé que estoy muy cerca de la edad de tu hija, así que igual por eso yo no las he conocido en restaurantes, y si estaban en la carta igual mis padres no nos dejaban comerlas cuando éramos pequeños, pero hoy tomo muy buena nota porque me han llamado la atención y sé de uno al que le van a encantar.

    ¡Gracias por tener el modo menú de antaño On y compartirlo con nosotros!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  13. ¡gracias! a todas...Cuca...¡es que eres demasiado joven!, jajaja....hazlas..si no tienes problemas con una bechamel, el resultado es espectacular.
    Aqui se pusieron las botas...

    ResponderEliminar
  14. Yo también me quedo con la bechamel, soy de las de sin complicaciones en el día a día y la bechamel se me da muy bien, alguna vez lo he hecho con el pollo y mi marido me hace la ola cuando lo preparo, en chuletas no se me había ocurrido, aunque como tu las he visto en restaurantes, estoy segura que tus hijos han disfrutado mucho de ellas, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  15. Por cierto se me olvidaba, esto de estar en Babía y sin Gb. muchas felicidades a tu nena, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  16. Me parece una magnífica receta. Estupenda para darse un merecido homenaje de fin de semana. Un beso y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar