MAMIA PARA MIS INVITADOS MADRILEÑOS

15 dic. 2010 1 comentarios en esta entrada

El fin de semana del puente largo que hemos tenido a primeros de Diciembre, mi niña estuvo en casa con unos amigos de Madrid.


Les encanta la mamia - cuajada (me dijeron),  y les prometí que les pondría pronto la receta en este blog.


Es muy fácil. Te hacen falta muy pocos ingredientes, tan solo leche de oveja y el cuajo (que yo utilizo en polvo) que se compra en la farmacia (también lo venden en líquido).




Normalmente le compro la leche de oveja a mi "casera" en el puesto del mercado de S. Martín, pero todavía es pronto, las ovejas no han parido (están a punto me dice), así que de momento me tengo que conformar con la leche de oveja del supermercado (que también la venden allí).

A la mamia se le llama también Gatzato si ésta lleva un poco de sal (en Vizcaya)  y los pastores añadían una piedra dentro para que la leche tuviera un sabor a quemado (que a mí personalmente no me gusta). Todavía hay quien hace la mamia con ese gusto particular.


Mi madre, hace una versión "Eibarresa", dice ella, cociendo con la leche una rama de canela y añadiéndole ya el azúcar, con lo que te evita tener que añadirle el azúcar en el momento de comerla. Yo voy a hacer la versión que se hace aquí, sin nada, es decir cociendo simplemente la leche de oveja, y añadiendo el cuajo correspondiente.

Para la versión "Eibarresa", se cuecen los dos litros de leche con una rama de canela y dos cucharadas de azúcar por cada litro de leche.

MAMIA - CUAJADA

INGREDIENTES
Leche de oveja (yo voy a utilizar hoy 2 litros)
Cuajo en polvo comprado en la farmacia
Azúcar y miel para acompañar después
Recipientes individuales


PROCEDIMIENTO
Tener preparados varios recipientes en un lugar donde no los vayamos a mover. Unos 8 aprox.

Se hierve la leche y luego se deja enfriar hasta que toma una temperatura media (ni frío ni calor), mi madre siempre nos dice "temperatura de la saliva" (nunca he sabido cómo calcula ella esto), jeje.


Cuando la leche se está enfriando, en una tacita de café, se echa el cuajo correspondiente, una cucharadita de café por cada litro de leche. Se le añade un poco de leche de la misma cazuela, y revolvemos bien el contenido del cuajo para que no se formen grumos.  Cuando el cuajo está bien disuelto, lo añadimos a la cazuela y revolvemos (yo lo hago con la misma taza de café), y seguidamente, se distribuye la leche en los recipientes que tenemos ya preparados. 


Si se utiliza el cuajo líquido, se hierve la leche, y en cada recipiente se echan 2 gotas del cuajo. Se distribuye la leche encima de cada recipiente y listo.

Una vez que los recipientes estén llenos de la leche y el cuajo, no se deben tocar hasta que la leche esté cuajada, aproximadamente en 15 minutos.



Después, si se quiere se pueden meter en el frigorífico. A mí me gusta a temperatura ambiente.



Dedicado a I. y T.

1 comentarios


  1. Hola acabo de conocer tu blog, gracias un enlace en Biscayenne. Me ha gustado mucho tu entrada, lo has explicado todo perfectamente, muchas gracias. Y qué bonitos los mini kaikus, ¡yo también quiero unos!. Un beso.

    ResponderEliminar