INDIA, COLORES Y CONTRASTES

27 nov. 2010 0 comentarios en esta entrada










Hay muchas cosas que no he podido contar en los cuadernos de viaje de estos posts dedicados a la India, básicamente por no “aburrir” con algo personal. He preferido añadir las suficientes fotos como para hacerse uno a la idea de cómo está el país. Un país maravilloso del que yo he podido disfrutar durante 15 días y del que podría estar disfrutando una eternidad. Todo tiene un principio y un fin. He estado “soñando” con el viaje durante 2 meses, y ahora ya ha pasado. He disfrutando el antes, el durante y estoy disfrutando el después, y sospecho que seguiré disfrutando cada vez que vea las fotos. Mucha gente me ha preguntado si lo he podido soportar, ¿soportar qué?, la pobreza, la riqueza, los palacios, los contrastes, los olores a bergamota y sándalo, las especias, el curry que tanto me gusta, la gente, las basuras, los niños en la calle, lo nuevo, lo viejo……..No es que me haya vuelto “insensible”, tampoco es lo mismo haber ido a la India hace 50 años, cuando uno iba sin saber lo que iba a ver, a los que vamos ahora que creemos que ya lo hemos visto todo en esos canales de viajes. No hay nada comparable con ir al país y con poder ver con tus propios ojos, oler, tocar y disfrutar de todo lo bueno que te puede ofrecer y todo el lado negativo que puedas ver para poder decirte a ti mismo lo afortunada que eres de haber nacido en un lugar como en el que vivimos. Yo me quedo con esa forma de vida que te da el Hinduismo, esa facilidad de estar tranquilo frente a la adversidad, de que te sonrían cuando no tienen nada, ¡qué fácil es reír cuando uno tiene de todo!, ¡qué difícil debe ser reír cuando uno no tiene nada de nada!. De esa capacidad que tienen para la meditación, de aceptación. Se te llega a encoger el alma cuando cruzas las rejas de tu lujoso hotel cuando a 2 metros de allí hay gente viviendo en chabolas, a esto no te acostumbras. Sufres por los niños, piensas en los tuyos, ¡qué diferente sería para ellos la vida. ¡Ay!, podría estar horas hablando de lo mismo pero nunca sería suficiente. Espero que con estos cuadernos de viaje haya transmitido mi sentir. Le agradezco la compañía a nuestro guía que aguantó todas mis compras con una tranquilidad pasmosa y que se que me lee, a nuestro chófer que nos llevó a todas partes sin rechistar y un agradecimiento especial a quien hizo posible que viviera esta experiencia.

0 comentarios