UN BIZCOCHO EN CASA DE MI MADRE - Bizcocho Magdalena

19 oct. 2010 6 comentarios en esta entrada

Unas amigas me han pedido que ponga la receta de este bizcocho que han probado en mi casa, habrá gente que diga: "bah, un bizcocho", pues hay veces que la gente se come más fácil un simple bizcocho que una tarta muy complicada u otro postre mas sofisticado. Este bizcocho es desde luego mi favorito. Aquí no hay cantidades reglamentarias, se pesan los huevos y según el peso se añaden el resto de los ingredientes. Es un bizcocho muy sabroso que antiguamente se hacía con la nata que se guardaba de hervir la leche que nos traían a casa, ahora eso ya no sucede y lo hemos ido adaptando a los tiempos. Yo siempre utilizo un molde rectangular muy grande, casi del tamaño de una fuente de horno y en el momento de servir lo espolvoreo con azúcar glas y lo corto en cuadraditos para tomar con la mano lo que hace que resulte cómodo pues no hay que poner platos de postre. Mi madre siempre hace unas natillas líquidas para acompañar, la sirve en copas y la gente unta el bizcocho si le apetece. Si sobra se guarda en una lata grande y se conserva perfectamente para el desayuno.
Yo lo hago siempre con 6 huevos pero con 4 también sale un bizcocho como para 6 personas. Como he dicho antes, depende del peso de los huevos por lo que cada una que decida la cantidad de huevos a utilizar, como cantidad orientativa lo vamos a hacer con 4 huevos.

Ingredientes
4 huevos grandes (separadas claras y yemas)
1 huevo entero
Ahora se pesan los 4 huevos y según el peso pondremos lo mismo de:
Harina con levadura incorporada o la tamizamos con un sobre de levadura en polvo
Mantequilla
Azúcar
Un molde rectangular grande aproximadamente de 30x25 centímetros bien engrasado con mantequilla.

Procedimiento
Ponemos el horno a calentar a 180º
Ponemos las yemas (sin sus claras) y el huevo entero en un bol y los batimos muy bien con el azúcar a ser posible hasta el punto ruban (mientras batimos, ponemos el bol encima de una cazuela con un poquito de agua y con ese calor que desprende el vapor las yemas y el azúcar cogen una consistencia cremosa que se llama “punto ruban”, además cambia un poco de color, se aclara.
Añadimos la mantequilla que estará blanda y la mezclamos, después echamos la harina poco a poco mientras vamos removiendo con las varillas eléctricas. Se montan las claras a punto de nieve y se incorporan al conjunto anterior.
Echamos la mezcla en el molde y lo tendremos aproximadamente durante 30 minutos (pinchar con un cuchillo, si sale limpio es que ya está), pero siempre habrá que comprobar el horno de cada una.

Nota
En el momento de incorporar las claras a punto de nieve a la masa  se recomienda usar una espátula de metal, yo lo hago con la mano con movimientos envolventes para que las claras no pierdan el aire y así noto mejor que la mezcla se junta con las claras.

6 comentarios

  1. Ay!!!! Y nosotras a dieta perpetua!
    Enhorabuena por unirte al club de las blogueras insólitas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué asco chica", jajaja........esto es terrible, me acabo de comer media lechuga y el otro tortilla de chorizo....alaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, muchas veces prefiero un simple bizcocho de toda la vida que la más espectaluclar de las tartas.
    Estoy mirando tu blog y me parece encantador.
    Ya tienes una nueva seguidora y te pondré entre mis blogs preferidos para no perderte la pista.
    Un besin desde Alicante, España.

    ResponderEliminar
  4. esta , que voy a hacerlo . ponme cosas de esas

    ResponderEliminar
  5. Estoy preparando este bizcocho.... un abrazo y muchas gracias por compartir estas recetas y sobre todo por explicarlas de una forma tan pedagógica.

    ResponderEliminar