HORNEÁNDOLOS EN SU RAMA

21 oct. 2010 0 comentarios en esta entrada

El meter los tomates en el horno intensifica la dulzura de los mismos y sus jugos caramelizados pueden usarse para echarse encima de una pasta o como base para una vinagreta.

Hoy he horneado los tomates rama en el horno, los hago muchas veces, vale de acuerdo, no sustituyen a unas patatas fritas que hacemos en casa ni por el forro, pero digamos que en la variación está el gusto y es otro acompañamiento para salir de la rutina de “filetes con patatas”, “huevos fritos con patatas” o cualquier cosa que comamos con las patatas fritas. Yo los tomo calientes según salen del horno, reventones con la salsa que resulta del vinagre balsámico con el aceite de oliva, la sal, la pimienta y lo que queráis poner,  los reservo fríos para tomármelos con la ensalada por la noche, e incluso los rompo y los añado a la salsa de tomate que hago para un bonito o para un arroz.

Yo he usado aquí aproximadamente 600 gramos de tomate rama, le he echado por encima un buen chorretón de aceite de oliva y vinagre balsámico (si queréis, podéis calcular en un vaso 3 partes de aceite y una de vinagre), sal, pimienta, admite cualquier hierba aromática aunque yo hoy le añadiré solo perejil. Precalentar el horno a 250º durante 10 minutos y meterlos durante otros 10/15 minutos mas (cuidado aquí el horno de cada uno). Se abrirán, los jugos se mezclaran con la mezcla de vinagre y aceite y el resultado es maravilloso. Si queréis podéis poner un chorrito (digo chorrito) de aceite de oliva cuando ya están en el plato de cada uno.

Los chefs puntillosos puede que prefieran pelar y quitar las pepitas de los tomates (concassé, terminología Francesa para referirse a los tomates despepitados y pelados), pero yo creo que se desperdicia lo mejor. Mientras todos los azúcares están concentrados en la carne del tomate, todos los aromas y ácidos que nos dan su perfume principalmente se encuentran en los alrededores de las pepitas amarillentas-verdosas, así que esta vez voy a hacer un buen uso de esa pulpa.


Espero que os guste esta receta tan tontorrona y tan simple, a mi me chifla.

¡LISTO!

0 comentarios